27 octubre 2010

SIN TETAS NO HAY MONARQUÍA

O también "Amaia Salamanca: del Duque al Príncipe". El caso es mezclar el anterior éxito de esta chica tan mona con su actual fracaso, de la misma manera que "Felipe y Letizia" es a su vez un producto inclasificable dada la mezcla inaudita que contiene. Esa cosa rara que vimos en Telecinco el lunes por la noche, ¿es una comedia? ¿un drama? ¿un nuevo subgénero de la ciencia-ficción, un programa de humor sin risas enlatadas, una serie histórica, la reaparición del surrealismo en televisión, un vídeo realizado por unos alumnos de 2º de Cinematografía como complemento de un trabajo titulado "Historia natural de los castings delirantes"? Sólo Amaia Salamanca se salva ligeramente en esa sucesión de diálogos de cartón piedra ("El vino lo escojo yo. Soy bastante bueno escogiendo. No sólo el vino, sino todo en general", dice el heredero a la Corona), secuencias de teletienda altomatutina (es más verosímil la eficacia de los cuchillos Gunchi que el discurso de la entrega de los Premios Príncipe de Asturias) y caracterizaciones que toman a los guiñoles como su principal fuente de inspiración (¿de verdad la reina Sofía era Marisa Paredes? ¿seguro que no era Joaquín Reyes?).

A sabiendas de que la calidad en la realización ni añadiría ni quitaría un solo espectador a una teleserie que queda eclipsada por su propio morbo, Telecinco nos ha entregado uno de los peores productos televisivos de la temporada. Da la risa la monarquía de "Felipe y Letizia" igual que nos hacía reír el narcotráfico de "Sin tetas no hay paraíso". Cata y el Duque. Letizia y Felipe. Amaia Salamanca y la nobleza nominal. ¿Morirá el Príncipe en brazos de Letizia en el desenlace de la serie?

5 comentarios:

theo75 dijo...

Alfonso Arús y sus colaboradores de la Teletulia, en Arucitys (8tv) han propuesto que esta miniserie se convierta en una serie semanal de humor... no tendrían que cambiar los guionistas ni a los actores.

Saludos!

Anónimo dijo...

Ajá, el caso es que llevo bastantes días viendo eso de "Felipe y Letizia" y no tenía ni idea de lo que hablaban, y digo, voy a ver si Antonio Rico comenta algo...

En otro país, esta puesta en escena ya estaría más que censurada! qué desfachatez!

Así vamos...

Anónimo dijo...

Cualquiera de las dos es mala con avaricia. La de T5 no es más que un dulce para los de encefalograma plano acostumbrados a la basura que emiten a diario. La de A3 es un quiero y no puedo con vestuario lamentable, ambiente artificioso y un guión de coña con diálogos más propios de un adolescente poligonal que de una ambientación de la época. ...y con eso tanto los unos como los otros se autosatisfacen. Aunque claro está, los unos y los otros nos tienen acostumbrados a cosas peores.

Anónimo dijo...

Pues a mi personalmente me gustó. Se lo han currado,y no me refiero a la verdad de la historia,sino a la manera de hablar,gesticulizar etc.

Chica_webcam dijo...

El vino? Pues con esas risas el vino del que hablan debían de haberselo bebido ya.
Menos mal que estaba Amaia, desde luego que sin su sonrisa y sus tetas no hay paraiso.
Besos de Lulu