01 marzo 2010

AQUÍ HAY FRESA ÁCIDA

Si “Fresa ácida” (esa cuña rosa con la que Telecinco estropea el inicio de la programación de noche los jueves y domingos) quiere ser un programa ácido de verdad que se dé prisa. Que deje de dárselas de desenfadado, irónico, mordaz y tonterías así, y que diga unas cuantas barbaridades bien gordas. En cuanto consiga que algún famosote le ponga una denuncia como a “Salsa rosa”, o que el Ministerio de Industria le abra un expediente sancionador como a “Sálvame”, estará en la senda del éxito telebasuril al que aspira.

Si “Fresa ácida” quiere acabar con la alimentación sana y el consumo de productos de la huerta que siga así. Primero Carmen Alcayde desprestigió a la familia de las solanáceas con “Aquí hay tomate”, ahora embiste contra la familia de las crucíferas con “Fresa ácida”. ¿Qué será lo siguiente? ¿El magacín rosa “El rábano por las hojas” se cargará las crucíferas? ¿El debate “El que se pica, ajos come” hará impopulares las liliáceas? Alcayde, mujer, relájate, no seas una umbelífera obsesionada por ser el perejil de todas las salsas, no seas una asterácea empeñada en ser la lechuga de todas las ensaladas.

Si “Fresa ácida” quiere hacer un ranking televisivo rompedor que se deje de pijadas y haga un ranking televisivo de los rankings televisivos. Un metarranking en el que ella y sus dos compañeras superdivinas de la muerte sean realmente las defensoras del pueblo que dicen ser, hagan la denuncia social que dicen hacer y parezcan tan estupendas como pretenden. Que se comparen a sí mismas con el bodrio que Risto Mejide hizo en “G-20” y con todos esos listados que se inventaron para rellenar espacio en los programas de gilichorradas desde que a Pepe Navarro le dio por los rankings en el paleolítico de la televisión comercial.