22 marzo 2010

PAQUIRRINIO Y CARMENALCAYDONCIO

A medida que avanzamos en la tabla periódica de los elementos químicos nos encontramos con productos cada vez más inestables. Los elementos químicos de números atómicos más bajos, aquéllos que se encuentran en la naturaleza, -el carbono, el nitrógeno, el hierro, el cobre-, son extremadamente estables, tienen periodos de vida media muy elevados y resisten millones y millones y millones de años sin desintegrarse. Pero cuando llegamos a las zonas de la tabla que recogen los elementos de números atómicos muy altos, los elementos más pesados que se sintetizan en los laboratorios y muy difícilmente se encuentran en la naturaleza, empiezan a ocurrir curiosos fenómenos relacionados con su inestabilidad. El isótopo 171 del erbio, -un lantánido de número atómico 68-, sólo dura 7,5 horas antes de desintegrarse. El isótopo 253 del nobelio, -un actínido de número atómico 102-, desaparece 1,7 minutos después de formarse. Científicos del Centro de Investigación del Ión Pesado en Alemania han conseguido crear un elemento de número atómico 118 que tan sólo existe medio milisegundo antes de desintegrarse.

¿Que qué tiene que ver esto con la televisión? Mucho, créanme, y muy bien les vendría a los programadores saber algo de química elemental para crear programas que no se volatilicen tan rápidamente nada más comenzar. Esta semana se desintegraron espontáneamente "La jaula" y "Fresa ácida" tras una brevisima vida media. Mientras los responsables de Telecinco y Antena 3 andan preguntándose porqué, cualquier químico televisivo sabe que fue una temeridad crear compuestos con isótopos tan pero tan tan tan pesados como el paquirrinio, -un teleactínido de número atómico 4209 que jamas ha sido encontrado en estado natural en el cosmos conocido-, o el carmenalcaydoncio, -un telelantánido de número atómico 1856 cuyos iones desaparecen incluso antes de comenzar a existir-. Cuanto más pesado sea un elemento más rápidamente se desintegra. A ver si los programadores aprenden de una vez este sencillo principio químico.