13 marzo 2010

GIGANTE ROJA DIGITAL TERRESTRE


Antes de morir las estrellas aumentan bruscamente de tamaño. Dentro del ciclo vital estelar esta etapa se conoce como "gigante roja". Una vez que se ha consumido todo el hidrógeno convirtiéndose en helio la estrella adquiere un aspecto nuevo, con mayor volumen y una coloración rojiza debida a los tipos de reacciones que se producen en su interior. Parecería que la estrella se encuentra en su momento de máximo auge, pero es mentira. Justamente su crecimiento exagerado anuncia la cercanía de su fin. Lo mismo ocurre con la televisión, la TDT y el inminente apagón analógico que va a sobrevenir irremediablemente durante los próximos días en todo el país. Se nos presenta la TDT como un avance: gran cantidad de nuevas cadenas, interactividad, posibilidad de escuchar cada canal en varios idiomas, ofertas muy especializadas para públicos muy concretos. Pero no estamos más que ante la fase de "gigante roja" de un medio de comunicación que ha entrado ya en las etapas finales de su ciclo vital.

Poco a poco la gigante roja comienza a liberar capas hacia el espacio debido a que la fuerza de la gravedad no puede seguir reteniéndolas. Se forma una nebulosa que termina disipándose dejando en su centro sólo una "enana blanca", la agonía final de la estrella que antecede a la "enana negra", un cuerpo pequeño, inerte y apagado que yacerá para siempre en medio de la nada. Le ocurrirá lo mismo a la Televisión Digital Terrestre, cuando no sea capaz de retener sus contenidos ante la amplitud del espacio de formas de comunicación que le rodea. Y quedará sólo al final una televisión mínima, muy densa, dedicada exclusivamente a acontecimientos deportivos o eventos en directo, que agotará rápidamente también su energía para quedar convertida en una pequeña bola de carbón, invisible entre la oscuridad del universo, que un día fue un medio de comunicación. Don Cicuta, Félix Rodríguez de la Fuente, Gran Hermano y House terminarán siendo sólo eso. Bienvenida sea la Gigante Roja Digital Terrestre.