28 noviembre 2011

EL QUE PIENSA... ¡PIERDE!

La escultura “El Pensador” que hizo Augusto Rodin en bronce no es de un estudioso, de un científico, de un filósofo, de un tío que sabe mucho y por eso piensa tanto. Esa famosa imagen de un señor en esa postura tan mala para la columna que hace que duela tanto la espalda nos representa a todos. A usted, a ese, a aquel, a mí; a todos. Todos somos pensadores, como apunta (y dispara) el filósofo Gustavo Bueno cada vez que alguien le llama “pensador”. Lo que pasa es que, eso sí, pensamos en cosas diferentes y con diferente rigor.

Les Luthiers, en su número “La tanda”, cuentan que la imaginaria cadena de televisión Televicio emite como broche de gala del inexistente programa “La kermesse de los sábados”, el sensacional entretenimiento “El que piensa… ¡pierde!”. ¿Hay en nuestra televisión espacios similares en los que gana quien no piensa? No exactamente. Por definición, en todos los programas hay que pensar; así que no se gana o pierde según si se piensa o no, sino según qué se piensa. Esa es la clave: qué es lo que pensamos.

Vean este anuncio: “Sálvame te pone a prueba. Descubre todo lo que sabes del mundo rosa con este original juego de mesa para toda la familia. Juega con Sálvame y demuestra tu capacidad como colaborador del programa”. Y vean este: “Sálvate del aburrimiento y acércate a tus personajes favoritos del corazón. Conoce realmente cómo son y todas sus anécdotas más interesantes con la revista Sálvame”. Quien tenga poco con 20 horas de programación semanal de “Sálvame” puede pagar por el juego y la revista para completar una vida feliz. Y si se pone a prueba, descubre que lo sabe todo del mundo rosa, demuestra su capacidad como colaborador del programa, conoce realmente cómo son y sabe las anécdotas más interesantes de los personajes del corazón, entonces, no hay duda: quien llena su vida con esto, quien en esto piensa… ¡pierde!

1 comentario:

Contrataciones de Artistas dijo...

Gracias por el aporte, y la verdad si no pensamos... creo que seriamos demasiado ignorantes, para no ver como son las cosas.