07 noviembre 2011

YO NO COMPRO PRODUCTOS QUE SE ANUNCIAN EN "LA NORIA"

“Yo no compro productos que se anuncian en ‘La noria’”. Ésta es la idea del momento que se transmite de boca a boca, de chat en chat. Sólo necesita de un icono, de una representación gráfica que se pueda usar en la red para identificarla. “Idea” e “imagen” son palabras emparentadas etimológicamente. Una imagen potente, que se pueda utilizar en los muros virtuales o como fotografías de perfil en facebook, que se twitee, retwitee y recontratwitee rebotando frenética como moléculas a medida que aumenta la presión, que valga para hacer chapas solaperas, camisetas, pegatinas para las carpetas. El diseñador que se anime en este momento a crear esa imagen asociada a la idea “Yo no compro productos que se anuncian en ‘La noria’” pasará a la historia gráfica de nuestro tiempo y quizá cambie la televisión española para siempre.

Sólo falta una foto de perfil facebookero multitudinaria para acabar con “La noria”. Nunca hemos estado tan cerca. Y esa imagen significaría mil ideas a la vez. Por ejemplo, que nadie, pero nadie nadie, pretende prohibir o impedir que “La noria” haga uso de la libertad de expresión como le parezca, y tampoco nadie, pero nadie nadie, prohibirá o impedirá que nosotros hagamos uso de nuestra libertad de compra como queramos. Por ejemplo, que es una verdad de Pero Grullo que cuando una marca se anuncia en un programa queda asociada a los valores sociales que se practican en ese programa. Por ejemplo, que el último speech indignado de Jordi González que terminaba con “todavía hay casi dos millones de espectadores que creen en la democracia y son los que nos ven cada semana” debería pasar simultáneamente a la historia de la demagogia, de la psiquiatría, de la sinvergonzonería y del uso erróneo de la lógica proposicional.

Cada cambio de canal, cada producto cogido de la estantería de un supermercado es un voto. Y no es menos voto por no saber que es un voto. Yo no compro productos que se anuncian en “La noria”. Y me gustaría expresar esta idea con una imagen en mi perfil del facebook.

2 comentarios:

Cantón dijo...

Por si alguien quiere unirse, en Twitter hay un "hashtag" que se llama #graciasatelecinco, para que juntos recordemos todo lo que nos ha enseñado esta gran cadena.

Aldebaran dijo...

Cada vez que leo declaraciones de Jordi González al respecto soy más feliz. Veo cómo se desespera cuando sus dos millones de "demócratas" no son suficientes si no se forra con ello. Veo cómo un tipo cutre patalea durante lo que puede ser el fin de una era de cotillas morbosos que se creen que las lágrimas y las peleas justo antes de publicidad no están guionizadas. Podría hacer un gráfico que reflejara la subida del nivel de ansiedad de Telecinco y lo contrastara con el de la felicidad de los telespectadores, pero siento ganas de bailar bajo la lluvia. Hoy voy a dormir muy bien!!! Vendrá por fin el rechinar de dientes???