01 noviembre 2011

ENTREVÍSTAME, PUNSET

Entrevístame, Punset. Ya estoy preparado. Llevo años viendo “Redes” y analizando el contenido de las conversaciones que mantienes con prestigiosos neurocientíficos. Pero el esfuerzo ha valido la pena ya que me ha permitido descubrir el algoritmo fundamental que puede convertir a cualquier persona de a pie en un entrevistado de tu programa: la clave está en coger afirmaciones de la fenomenología más elemental, o incluso del sentido común más básico, y sustituir en esas frases el yo por el cerebro. Veamos un par de ejemplos del programa del pasado domingo: la afirmación “a las personas nos gusta la novedad, y nos interesamos más por unas cosas u otras en función de lo novedosas que son” es una perogrullada que no hubiera pasado ni el filtro de “La noche abierta” de Pedro Ruiz, pero la frase “a nuestro cerebro le gusta la novedad, y se interesa más por unos estímulos u otros en función de lo novedosos que son” es una brillante afirmación neurocientifica que sale de Kia Nobre, neurocientífica de la neurocientífica Universidad de Oxford. Veamos otra muestra: hace falta estar en la vanguardia del conocimiento para afirmar que “la atención a ciertos detalles explica que el cerebro tenga problemas para valorar el tiempo durante periodos prolongados”, pero para señalar que la atención a ciertos detalles explica que tengamos problemas para valorar el tiempo durante periodos prolongados basta con haber leído a un fenomenólogo de hace cien años llamado Edmund Husserl. Es el cerebro, estúpido.

Así que, por favor, llévame a tu programa. Ya he cambiado mi forma de ver las cosas, -quiero decir, que mi cerebro ha cambiado su forma de ver las cosas-, y te lo digo de cerebro a cerebro, -quiero decir, que mi cerebro te lo dice desde él hasta el tuyo-. Si tu cerebro está leyendo esta columna que mi cerebro está escribiendo ahora, que nuestros cerebros queden para echarse una charleta sobre las trampas de barrer los problemas de la psicología clásica bajo la alfombra de la nueva mitología neurocientífica. No hace falta que tu cerebro traiga pan Bimbo.

2 comentarios:

Aldebaran dijo...

Creo que Dios (bueno, el cerebro omnipresente de Dios) creó a este señor para que Buenafuente y los borrachos de mis amigos (perdón, sus respectivos cerebros) pudieran imitarle. También anunció la Nintendo 3DS si no recuerdo mal, y algo he oído de que fue ministro, pero todo esto está almacenado de manera confusa en mi cerebro (perdón, en el cerebro de mi cerebro. Si sigo así causaré un bucle y tendré que viajar en el tiepmo para que mis padres se enrollen!!)

Anónimo dijo...

si fue ministro, ayudo a los haitianos en los 70 por cuenta del FMI teniendo por buen amigo a un Tonto Macoute, ayudo a desmantelar el tinglado comunista a la caida y reconvertirlo en capitalismo, se monto Redes, escupe sobre el Estado pero aprovecha las ondas televisivas publicas para venderse, y por consiguientes sus 2 libros por año, y su fundación recoge los fondos ganados a través de la publicidad...una vida eclectica este Papa Pitufo Punset..