11 noviembre 2011

SOLO SÉ QUE NO ENTIENDO NADA

A veces la máxima lucidez se alcanza cuando se cae en el desconcierto. Entonces no entender nada es la cima de la comprensión, algo que si llegara a oídos del bueno de Platón le haría dar cabezazos contra la pared de su famosa caverna, contra los objetos que hay en ella, contra la escarpada ladera que la separa del exterior y contra todo lo que hallara una vez fuera. Pero es que Platón vivió en Atenas hace mucho y tuvo la suerte de no conocer a Belén Esteban ni a Jorge Javier Vázquez, y nunca vio a Romina Power ganándose la vida de invitada en “Sálvame Deluxe”. Si viviera hoy mandaría a freír churros sus convicciones y hubiera dicho que sí, que a veces la máxima lucidez se alcanza cuando se cae en el desconcierto.

La Esteban recibe un homenaje en Córdoba por sus 10 años en la tele. ¿Que qué? ¿Por hacer qué dónde? Si en la tele maquillador es quien maquilla y en casa de Forrest Gump tonto es quien hace tonterías, ¿alguien sabe qué profesión tiene esta señora y cómo hay que decir en las oficinas del INEM para que te apunten a lo mismo? Preguntado Arturo Pérez-Reverte por la lista de los “35 españoles para nuestro orgullo” elaborada por ABC (y en la que figura él mismo) declara que el Vázquez debería encabezarla porque “es quien mejor representa los deseos y anhelos de la mayor parte de los españoles”. ¿Que representa el qué y los cuáles de quiénes? ¿Ese? ¿No lo confunde con otro, más concretamente con cualquier otro que no sea él? Suma y sigue. Otra vez un ex miembro del dúo “Romina y Albano” visita España para hacer caja hablando de la desaparición de su hija ocurrida hace 17 años. Esta vez es Romina quien revuelve su propia mierda en “Sálvame Deluxe”. Felicidad.

Platón sabía que el “Solo sé que no sé nada” de su maestro Sócrates no era más que el inicio de la búsqueda del saber. Pero hay veces que a lo máximo a lo que se puede aspirar es al “Solo sé que no entiendo nada”.