30 noviembre 2011

DIEZ MIL CARCAJADAS

El imprescindible Martin Gardner sostiene en “La ciencia. Lo bueno, lo malo y lo falso” que es inútil imponer controles a la difusión de la pseudociencia, y que pretender que los argumentos puedan con las creencias es como pretender escribir sobre el agua. Si un fundamentalista protestante está convencido de que la Tierra fue creada hace seis mil años y de que todos los fósiles constituyen registros de la vida que floreció antes del Diluvio Universal, nada de lo que se le diga ejercerá el más mínimo efecto sobre sus creencias. Por eso, ante las excentricidades pseudocientíficas Gardner adopta el consejo de H. L. Mencken: una carcajada vale por diez mil silogismos.

“Más allá de la vida” (Telecinco, claro) es un insulto a la razón en el que la farsante Anne Germain ahora simula poner en contacto a famosos imbéciles con sus seres queridos muertos. La semana pasada, Ana Obregón apuró las últimas gotas de dignidad que le quedaban al mostrar su rostro compungido y lloroso mientras nos quería hacer creer que, a través de la farsante, entraba en contacto con el alma o lo que sea de Antonio Martín, el jugador de baloncesto muerto en un accidente de tráfico con el que, según parece, la grimosa Ana había tenido una relación. ¿Qué se puede decir de este espectáculo? ¿Qué argumentos harían ver a los fundamentalistas del “todo vale” que “Más allá de la vida” no es ni siquiera una aberración pseudocientífica, sino una basura inmoral, un fraude a los espectadores, un espectáculo bochornoso que debería revolver el estómago de sus responsables? Es inútil hablar de control. Es inútil argumentar. Pero mientras Ana Obregón se esforzaba por parecer emocionada y la farsante improvisaba frases perfectamente ridículas, un letrerito nos advertía de que “a continuación, Anne Germain intentará contactar con algún familiar fallecido de Chiquito de la Calzada”. Y hasta ahí llegó el cabreo.

¿Control a la difusión de basuras como “Más allá de la vida”? No. ¿Argumentos contra la barbarie del “todo vale” en el mundo del espectáculo? Tampoco. La solución está en la carcajada. “Más allá de la vida” es un programa de humor, un club de la comedia cutre, una frikada dirigida a los fanáticos de “Big Bang”. Una carcajada vale por diez mil silogismos. Y diez mil carcajadas, ni te cuento.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Supongo que sería Fernando Martín y no Antonio