29 abril 2013

ARGUIÑANO LO HABRÍA ADVERTIDO



Una mariposa agita sus alas en Japón y bajan veinte grados los termómetros españoles. Karlos Arguiñano abandona TVE en 2004 y nueve años después fracasa un magacín de tarde presentado por Anne Igartiburu con el título “+Gente”. La conexión entre el aleteo de la mariposa japonesa y el invierno en casi mayo que estamos sufriendo estos días es difícil de explicar, pero el vínculo que une la marcha del cocinero vasco de la televisión pública con el fracaso de la presentadora vasca en la misma cadena es prácticamente inmediato y sencillo de entender: si Arguiñano hubiera continuado en TVE habría advertido a la dirección del Ente que los platos más suaves hay que servirlos al comienzo y no al final de las comidas, ya que, si no, sus sabores quedan completamente anulados por los sabores más intensos de los platos precedentes. No se puede servir un delicado quesito fresco tras haberse zampado una cazuelita de morcilla matachana que corroería las zarpas de adamantium de Lobezno. Si uno acaba de dar buena cuenta de un pollo tikka masala cuyos aromas podrían disolver la armadura de Iron Man es posible que ni siquiera note que tiene algo en la boca al optar por continuar el banquete con una dietética lubina al vapor.

TVE decidió programar un espacio de cotilleo rosa y banalidades light a las siete de la tarde, cuando los comensales de ese tipo de programas llevan ya más de tres horas comiendo el programa de cotilleo rosa y banalidades heavy que es “Sálvame”. Tras tres horas llenándose la boca de Jorge Javier Vázquez, Anne Igartiburu no tiene hedores suficientes para estimular ni la nariz mejor intencionada; tras tres horas viéndole el jeto a Lydia Lozano, Carmen Lomana parece translúcida como un ectoplasma; tras tres horas oyendo discutir a gritos sobre bobadas a los macarras de Telecinco, ni el mejor Whisper XL consigue que se oigan las conversaciones tranquilas sobre bobadas de “+Gente”. Fíjense: desde que Arguiñano está en Antena 3 esta cadena ha mejorado mucho el orden de presentación de sus platos. Otra cosa es lo de la mariposa.