13 abril 2013

EXPEDICIÓN POSIBLE



Anteayer terminó “Expedición imposible” en Cuatro. Por si no siguieron el programa, se lo resumo: unos cuantos personajes televisivos, en un intento de seguir viviendo al calor de los rescoldos de una fama que se va apagando, fueron a jugar a ser Indiana Jones a Marruecos con el habitual, noble y encomiable objetivo de ganar más dinero del que un español medio gana yendo a trabajar todos los días. Al final ocurrió lo peor, que todos han vuelto a casa y ahora andarán al acecho de una nueva presa televisiva que les permita anunciar que otro desastre está en marcha. Ya saben: “Voy a participar en un nuevo proyecto televisivo superilusionante. Es una nueva experiencia que supone un desafío y un reto personal porque blablablá”.

A ver, famosetes que os apuntáis a cualquier cosa. Aquí las cosas están mu malamente. Eso ya lo habréis notado porque la tele paga ahora por no hacer nada la mitad de lo que pagaba antes. Hay casos en los que incluso hay que hacer el esfuerzo de tirarse de un trampolín que no tiene ascensor para subir. Sabéis que miles de españoles tienen que marchar fuera a buscarse la vida. Pues no queda otra que aprender de las barbas de Yola Berrocal y poner las vuestras a remojar.

Hace unas semanas que tan glandular personaje anunciaba que marchaba de España. Un caso más de “fuga de cerebros”, decía ella con un par. Pues alegría: ya ha comenzado sus bolos allende los mares y ha participado en un programa de Univisión en Miami. En traje de baño. En un jacuzzi. Ideal. Divino. Y comodísimo. Seguro que pagan bien y hay sitio para más. Así que desde aquí animamos a los medio famosos y famosos enteros que invaden nuestras teles convirtiéndolas en un lodazal, para que se embarquen en este nuevo proyecto superilusionante que supone un desafío y un reto personal: ser un caso más de fuga de cerebros, pirárselas de aquí, dejarnos en paz y embarcarse en “Expedición posible”. Ánimo, tropa. “Expedición posible”, ¡menuda experiencia!