08 abril 2013

DENTRO DE LYDIA LOZANO



Inventario de cosas en este mundo que son mucho peores que Lydia Lozano: Lydia Lozano llorando; el maquillaje de Lydia Lozano; Lydia Lozano gritando; Lydia Lozano sufriendo el inicio de un ataque de ansiedad ante las cámaras; Lydia Lozano mirando muy seria a su interlocutor o interlocutora como si éste o ésta le estuviera diciendo algo interesante; Lydia Lozano agitando sus mechas al discutir con Mila Ximénez; el peinado de Lydia Lozano; la ropa de Lydia Lozano; Lydia Lozano sonriendo suavemente a su interlocutor o interlocutora como si estuviera compartiendo emociones con él o ella; Lydia Lozano hablando sobre cualquier cosa; Lydia Lozano callando sobre cualquier cosa; Lydia Lozano no pudiendo más; esas desasosegantes fotos en primerísimo plano de Lydia Lozano en la que su cara parece una máscara grotesca, un cuadro pasado de rosca de Jackson Pollock, una pintura negra a todo color del último Goya, una de esas cabezas de cabezudo que tanto miedo nos daban en la infancia; Lydia Lozano teniendo que marcharse del plató; Lydia Lozano agitando sus mechas al discutir con Rosa Benito o Karmele Marchante o Chelo García Cortés; Lydia Lozano clavando su pupila azul en la pupila de su interlocutor o interlocutora para conseguir una confesión de él o de ella; Lydia Lozano teniendo que quedarse en el plató; Lydia Lozano poniéndose las gafas; Lydia Lozano quitándose las gafas; Lydia Lozano sufriendo la parte central de un ataque de ansiedad ante las cámaras; Lydia Lozano enfatizando sus palabras estirando el dedo índice con el brazo en posición vertical haciendo que su mano derecha parezca el cursor del ratón cuando se coloca sobre algo clicable; Lydia Lozano pudiendo más; Lydia Lozano sufriendo la parte final de un ataque de ansiedad ante las cámaras; Lydia Lozano agitando sus mechas al discutir con Belén Esteban.

Existen muchas cosas peores que Lydia Lozano, pero todas están dentro de Lydia Lozano. Es lo que tiene ser Lydia Lozano.