22 enero 2010

GENERACIÓN PSI-PSI

Psicólogos, psicólogos, psicólogos por todas partes. Pegas una patada a un programa televisivo y salen de debajo psicólogos intentando enseñar habilidades básicas a niños conflictivos ("Supernanny"). Pegas otra patada al siguiente programa con el que te encuentras y salen de debajo psicólogos reeducando a adolescentes que se ríen y se enfadan como gilipollas ("S.O.S. Adolescentes", "Hermano mayor"). Tropiezas con otro programa y dejas al aire un avispero de series de televisión protagonizadas por psicólogos que ponen su conocimientos sobre el comportamiento humano al servicio de la resolución de crímenes ("Miénteme", "Mentes criminales") o psicólogos resolviendo complicados casos clínicos ("La pecera de Eva", "En terapia"). Harto de tanto psicólogo te sientas al pie de un árbol y descubres que has puesto tu culo sobre los psicólogos que hacen los castings en "Gran Hermano", o sobre los que hablan en los informativos sobre la tragedia de Haití, o sobre el cadáver de aquella infamia telecinquera que se llamaba "La caja".

Y el pasado miércoles descubrimos que todos los psicoprogramas pertenecen a la misma especie animal, es decir, que si los cruzas obtienes descendencia viable. LaSexta estrenó "Generación Ni-Ni", hijo por parte de madre de "S.O.S. Adolescentes" y por parte de padre de "Gran Hermano". Antaño los niñatos mal educados, egocéntricos, amorales, impulsivos, vagos hasta el adefesio, eran casuística casi exclusiva de clases muy altas y eran enviados a estrictos colegios en el extranjero para su reeducación. Ahora estos ejemplares se han multiplicado por cientos de miles al comenzar a aparecer en todo tipo de clases sociales. Ocho de ellos se han metido en una casa con dos psicólogos y el resultado es un programa de televisión. Tras décadas de haber representado la extravagancia frente a una sociedad sensata y comunitaria, los psicólogos en la actualidad representan la sensatez frente a una sociedad individualista, es decir, profundamente amoral. La televisión está psicologizada, ¿quién la despsicologirazá?

5 comentarios:

El Porquero de Agamenón dijo...

Estimado señor Rico.
I-Desicologizar la televisión es muy fácil.
II-Basta con desicologizar a los padres idiotas que quieren ser colegas y amigos de sus hijos en vez de padres.
III-Para ello, nada mejor que reivindicar el tortazo adecuado en el momento justo al hijo que se pasa, acompañado, por supuesto del castigo adecuado y la explicación razonable de por qué se le ha propinado al hijo díscolo la conveniente hostia.
IV-Habrá también que desicologizar la escuela en particular y la enseñanza en general bajo el sano principio de que las cosas cuestan esfuerzo y estudiar no siempre tiene que ser molongui y superdivertido.Para ello, los profesores practicarán la autoridad.(Gran parte de los problemas actuales se deben a los profesores superenrrollados que son amigos y colegas de los alumnos).
V-Cambiar absolutamente los planes de estudios diseñados precisamente por sicólogos para buscarse un puesto de trabajo a perpetuidad en programas de televisión y gabinetes sicopedagógicos para resolver problemas que cualquier persona con dos dedos de frente y sentido común resolvería sin ningún problema.
VI-Pregunta interesante.¿Se ha planteado usted alguna vez como serán los hijos de los friquis que aparecen en el Hormiguero?
VII-AGRADECIMIENTO.Vuelvo a insistir en agradecerle a usted sus crónicas y sus críticas televisivas que me ahorran una gran cantidad de tiempo que dedico a otros menesteres.(No tengo ni idea de los programas de los que usted habla pero,a juzgar por lo que veo y sufro en la calle,sus crónicas son muy fidedignas).
Un saludo cordial del porquero a mi benefactor.

Daniel dijo...

Cenando el miércoles con unos amigos, nos encontramos con este programa al zapear.

Reconozco que, durante los primeros 40 minutos de programa, nos pudo más la curiosidad de este nuevo reality que el hablar de nuestro día a día pero, lo preocupante, es cuando me dí cuenta que estábamos de lleno los cuatro en un debáte sobre cómo educaríamos nosotros a esos niñatos y el número de hostias en el cielo de la boca que le daríamos a cada uno de ellos.

Si a estos especímenes los dejaran esos 2 meses dentro de la casa SIN los psicólogos, sería un programa mucho más interesante aunque sólo fuera por ver cuánto tiempo tardan en quedarse embarazadas las chicas (muy fuerte la que cuenta cómo se "beneficia" a los chavales usando la marcha atrás sin importarle un carajo las consecuencias).

Un saludo.

david dijo...

No sé si es antes el huevo o la gallina (estudios recientes dicen que es el huevo) pero dudo de si el lobby psicólogo fomenta la individualidad o simplemente se beneficia de ella..

De entre los que sin duda la fomentan tenemos a Operación Triunfo (en contraposición a Fracaso) cuya psicóloga era una auténtica killer que haría llorar al mismísimo Freud, en un programa en el que, como los inmortales, sólo puede quedar uno, en vez de hacer un grupo musical...y fama a bailar, que la que no es chica hot es una mierda pinchada.

Y de los que se benefician de ella tenemos a todos los productos que has dicho añadiendo "la caja" que es una descripción muy exacta del recuento de dinero que hacen al terminar el programa.

Si nos dijesen desde un principio que nuestra felicidad depende sólo de nosostros mismos, no habría muchos psicólogos por ahí. Y a los ni-ni les quemaría la ropa, les daría un baño y les pondría a limpiar paredes con cargo a los padres y profesores que pasaron de ellos.

Lilith dijo...

Bah, bah, quitar higos es muy fácil. A ver quién es el guapo que se quita la guayeza.

Anónimo dijo...

El problema no está en los progrmas de la tele, estaba antes y la tele los refleja. El problema es que todo se valora desde nuestro punto de vista y creemos que esa valoración es importante y única. El problema es que la filosofía reinante es yoista ¿cómo me siento? ¿Qué me hace feliz? ¿Qué quiero? etc., no valoramos lo que pasa, valoramos si nos atañe o no y si no nos incluye nos la suda, el problema es que somos individualistas y que no toleramos el malestar, nos quejamos del problema, pero no lo solucionamos, lo que importa soy yo, en cualquiera de sus vertientes. Ese4 es el problema y por eso hay blogs, webs, debates televisivos, etc., en lugar de manifestaciones, protestas y huelgas.

Fdo.: YO