11 julio 2012

¿ACASO NO ES FAMOSO TELECINCO?


Dita sea, otra vez vuelve a pasar lo mismo con los famosos. En la tele quieren que comulguemos con ruedas de molino tragando entrevistas, publirreportajes sobre su nueva casa, su nuevo disco o su última cirugía antiestética, miniseries en dos capítulos sobre su vida, debates de mesa camilla sobre sus dimes y diretes, hagiografías dictadas por su corte de afines, ejecuciones públicas oficiadas por sus enemigos, participaciones como estrellas invitadas en concursos, galas y magacines, información exhaustiva sobre su vida incluyendo bodas, bautizos y funerales, consultas con sus muertos a través de una médium timadora que los hace llorar al revelarles que sus familiares muertos los quieren mucho y no desean que sufran por ellos porque están bien. Se hace uno experto en esquivar la taza y media de famosos que la tele nos atiza a diario y, cuando por fin surge un asunto realmente interesante, la tele no dice ni pío.

El caso es que Telecinco, Isabel Pantoja y Paquirrín han cancelado de forma anticipada el contrato millonario que tenían firmado desde el año pasado para colaborar y enriquecerse juntos. Teniendo en cuenta que a estas alturas la persona jurídica que es Telecinco es tan famosa o más que las personas humanas de Pantoja y Paquirrín juntos, ¿no molaría un programa en Telecinco sobre los chanchullos de Telecinco? ¿No molaría que en “Sálvame” nos contaran los detalles más escabrosos de lo ocurrido, que en “El programa de Ana Rosa” cascaran las artimañas ocultas que manejan, que en “Deluxe” soltaran la lengua para desvelar los acuerdos bajo manga y los apaños a los que recurre la cadena con los famosos?

Pues no hay manera. Justo cuando le pasa algo a los famosos que nos podía resultar interesante, Telecinco guarda un silencio ensordecedor. Y continúan propinándonos su taza y media diaria de personajes que se casan, que se separan o que hacen topless, mira tú qué notición, mira tú qué gilipollez, mira tú qué aburrimiento. Dita sea.