12 julio 2012

TEMBLAD, MERCADOS


Los personajes de ficción son como los dioses griegos: cuando llegan a su edad ideal (y lo hacen con mucha rapidez), su desarrollo se congela. Tras veintitrés temporadas, Bart Simpson sigue teniendo diez años. Los años no pasan por Peter Parker, ni por Clark Kent, ni por Bruce Banner, ni por Zeus. Ahora bien, que a los personajes de ficción no les afecte el paso del tiempo no quiere decir que no envejezcan. Ahí está Curro Jiménez.

Curro Jiménez vuelve a cabalgar en La 2. Los años no han conseguido encanecer las patillas de Curro, El Algarrobo no está calvo del todo y El Estudiante todavía no ha terminado sus estudios. Pero Curro, El Algarrobo y El Estudiante han envejecido mucho y mal. Como diría Indiana Jones, no son los años, cariño, es el rodaje. Desde los años 70 del pasado siglo, el rodaje de la historia ha convertido a Curro en un personaje kitsch, en un Supermán bandolero que se enfrenta a los franceses como el festival de Eurovisión se enfrenta al mundo real. Si TVE quiere ahorrar reponiendo sus viejos clásicos, pronto llegará el turno de “Verano azul”, “Los paladines”, “Los chiripitifláuticos” y la entrevista de Íñigo a Uri Geller. El multimillonario estadounidense Jean Paul Getty decía que su fórmula para el éxito era levantarse pronto, trabajar hasta tarde y encontrar petróleo. Los jefazos de TVE han decidido hacer caso al multimillonario en dólares y pretenden ser millonarios en espectadores levantándose pronto, acostándose tarde y encontrando petróleo en viejas series como “Curro Jiménez” y películas clásicas como “El árbol del ahorcado”. Pero Jean Paul Getty heredó el negocio petrolero de su padre, así que su receta tiene un poco de trampa. En el mundo televisivo, las herencias sirven de muy poco.

Es posible que el siempre joven pero ya viejo Curro Jiménez tenga un hueco en la programación de La 2, aunque no a las ocho de la tarde. Los espectadores que se levantan pronto o se acuestan tarde pueden encontrar algo de petróleo en Curro, pero emitir “Curro Jiménez” antes del telediario no tiene sentido, a no ser que veamos a Curro Jiménez como un indignado con trabuco. Temblad, mercados.

2 comentarios:

abel dijo...

ya le gustaría a las series de ahora ser tan buena como Curro Jimenez, muchas de ellas no le llegan a la suela de los zapatos. Se conserva estupendamente y desde luego los bandoleros están de completa actualidad

Veri Garcia dijo...

Está bien a la hora que la emiten, y si la emitiesen en La 1 en prime time sería estupendo. Ni envejece ni envejecerá nunca. Es una gran serie!