09 julio 2012

ATAQUE AL CORAZÓN


¿Por qué? ¿Por qué te llevas siempre a los mejores? ¿Por qué, oh arbitrario Recorte Presupuestario, das tan larga vida a quien menos lo merece y aniquilas a quienes son más benévolos con los mortales que sufrimos tus crueles dardos y oscuros designios? Tú que, como la implacable Moira Átropos cortas el hilo de la vida a los que están costando demasiada lana a su hermana la hilandera Cloto, bien podías haber cortado el hilo de la vida de “Corazón” para que el pasado sábado no hubiera cumplido los 15 años en antena dándonos la tabarra.

Pero los cumplió. Quince años soportando un melífluo y pegajoso “Hola corazones” que recorre la médula y se clava en la cerviz. Quince años de pelotilleo sobón, ñoñería boba, decorados de traca de Ruiz de la Prada y blancas sonrisas fariseas como sepulcros blanqueados. Quince años teniendo que vivir en un mundo en el que se entroniza la palabra “famoso” y toda la inmundicia que envuelve este mundo egocéntrico, vacío y funesto. Quince años haciendo que toda la población, suframos o no del corazón, tengamos que sufrir el corazón en una televisión pública. ¿No podías, oh inexorable Recorte Presupuestario, haberle dado al menos unas largas vacaciones a “Corazón” igual que se lo diste este verano a “+ Gente” y “La mañana de La 1”?

Piénsalo bien, poderoso Recorte. El sábado concediste toda una hora de emisión a “Corazón” para que se regodeara en su propia crapulencia. Le permitiste sobreimpresionar un costoso cartel de “15 años” en el que el uno era como una velita encendida. Dispuso de caras cámaras recorriendo los saraos famosiles para que los famosetes mostraran sus estómagos agradecidos y felicitaran por su felicidad y dichosa dicha al programa que los reverencia como dioses del Olimpo. Puestos a tirar el dinero, haría menos daño que se dedicara a fines más nobles, como aumentar el parque de coches oficiales, dar dinero a los bancos o construir aeropuertos del abuelo.