31 julio 2012

TELANGIECTASIA TELEVISIVA


Anoten en su agenda: pasado mañana, jueves, dos de agosto, hay que hacer un hueco para ver Antena 3 poco antes de las ocho de la tarde. Va a ser lo nunca visto. ¿Lo nunca visto porque a la hora de los concursos de toda la vida Antena 3 no va a emitir un concurso como toda la vida? No, porque se trata de un concurso. ¿Lo nunca visto porque no emitirán el concurso diario “Atrapa un millón” o no lo presentará Carlos Sobera o no levantará una ceja como hace siempre o no sufrirá uno de sus famosos ataques de risa? No, porque se trata de “Atrapa un millón”, lo presentará Carlos Sobera, levantará su ceja tantas veces y sufrirá tantos ataques de risa como le toquen ese día. Entonces, ¿por qué va a ser lo nunca visto? Porque veremos el primer concurso televisivo de la historia que no será de preguntas y respuestas ni de rocambolescas pruebas de habilidad ni de telerrealidad prefabricada ni de jóvenes recauchutados que buscan pareja. Será el primer concurso televisivo de la historia de concienciación social sobre política científica e I+D. Lo dicho: lo nunca visto.

Tras anunciarlo en alguna entrevista y tras ser invitada al “Asuntos propios” (tarde de Radio Nacional) del recientemente depurado Toni Garrido que facilitó las cosas, la investigadora Luisa Botella pudo concursar y ganar (el programa ya está grabado) 15.000 euros para financiar su proyecto de investigación. Pasado mañana podremos verlo. La participación de una científica (que tiene mejores cosas que hacer) en un show televisivo en que contestó varias preguntas de cultura general permitirá a nuestro poderoso y puntero Consejo Superior de Investigaciones Científicas contratar a un técnico y un ayudante de laboratorio del que carecen desde 2010 para buscar cura para una enfermedad llamada Telangiectasia Hemorrágica Hereditaria (HHT) que afecta a una de cada 5.000 personas. Los afectados de HHT deberían tomar nota de cómo están las cosas. Los 4.999 de cada 5.000 que tuvimos más suerte en la lotería genética, también.