28 julio 2012

TOROS EN EL DESCENSO DEL SELLA


Buenas noticias: TVE no tendrá con el Descenso del Sella el mismo problema que tuvo con los encierros de San Fermín. En efecto, recordarán que hace unos días, la retransmisión de los Sanfermines recibió quejas de diferente índole que no hacen sino subrayar lo difícil que es contentar a todo el mundo cuando se trata de conseguir que la televisión plasme en toda su profunda complejidad y hondo significado las fiestas y tradiciones populares españolas. Afortunadamente, TVE ha escarmentado con lo ocurrido y ha tomado todas las medidas necesarias para que la lamentable situación vivida en los Sanfermines no se repita en la retransmisión de la fiesta más multitudinaria de Asturias que se forma alrededor de la mayor competición deportiva del Principado, que es, a la vez, la cita más importante del piragüismo mundial: el Descenso del río Sella.

Justo dentro de una semana, el sábado cuatro de agosto, cientos de miles de personas se congregarán a lo largo de los casi veinte kilómetros de río que separan los puentes de Arriondas y Ribadesella para ver con alegría y jolgorio cómo cientos de deportistas venidos de todo el mundo compiten por un triunfo que siempre tuvo más valor deportivo, popular y personal que económico. La Unión de Criadores de Toros de Lidia no volverá a quejarse a TVE por dar una “deficiente información taurina”, porque en el Sella no se matan toros. Tampoco volverá a quejarse a TVE la Asociación de Corredores, Aficionados y Recortadores de Toros de España “por la escasa preparación taurina y taurófila de los informadores y reporteros”, porque en el Sella no hay taurofilia ni taurofobia. Tampoco se quejará ningún ciudadano por hacer apología del riesgo, por recrearse en las imágenes más peligrosas en las que hay golpes, pisoteos y empitonamientos, porque el Sella no va de eso. Ni siquiera va a recibir queja alguna por lo costoso de la retransmisión porque hace un puñado de años que TVE ha decidido que difundir, proteger y potenciar la fiesta del Sella no tiene ningún interés. Y punto.